Búsqueda personalizada

La Idea de la Generación

Generación del 98
Representantes
  Pío Baroja
  José Augusto Trinidad Martínez Ruiz
  Ramón Menéndez Pidal
  Miguel de Unamuno
  Ramón María del Valle-Inclán
Fenómeno, literario  español
Causas
Actitud espiritual
 
Generación en la Literatura
Generación en la Literatura

Minimitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática

Causas de la Generación del 98

Entre las circunstancias fundamentales que favorecieron la aparición de la denominada Generación del 98, figuran:

a) La derrota militar. En el año 1898 ocurre el desastre bélico de Cavite y Santiago de Cuba, tras el cual España perdió sus últimas colonias de ultramar: Cuba y Filipinas. España dejaba atrás su destino de gran potencia y la mayoría de los españoles se enfrentaba ante un hecho definitivo: su nación no era ya el imperio donde nunca se ponía el sol, pues se reducía a la España anterior al descubrimiento, pero sin la fuerza e ímpetu espiritual de entonces.

b) La vivencia de una España decadente. La vergonzosa situación vivida en el año 98 se traduciría en un espíritu de protesta contra los políticos responsables de lo acaecido y llevaría a los jóvenes escritores -más tarde conocidos como Generación de 1898- rebelarse contra un sistema político ineficaz y a defender una reorientación de la vida española. Piensa cuán hondamente debió de impactar el desastre en aquella juventud comprometida con el destino de su patria.

En forma especial, en los futuros integrantes de la Generación del 98CPor eso, podemos decir que el proceso de decadencia y el amor intenso a - España constituyeron el punto de partida de este grupo. Precisamente, el año que bautiza a la generación expresa, sin lugar a dudas, el estrecho vínculo entre su aparición y la conmoción espiritual del desastre militar. Pero, como podrás suponerlo, la derrota sólo vino a enfatizar el estado de descontento, de hastío, de rechazo que la vida española de fin de siglo provocaba en las almas más sensibles. "No podía el grupo permanecer inerte ante la dolorosa realidad española.

Había que intervenir". Sin embargo, agrega Azorín: "la corriente de doctrinas regeneradoras no la motivó la catástrofe nacional. No hizo más que avivarla". Es decir, el grupo nace impulsado por un estado de postración, cuya consecuencia ulterior es la derrota. La catástrofe, así, se convierte en símbolo de una España gastada, anémica, exangüe

c) El afán de renovación nacional. El espíritu de crítica y la necesidad de resurgimiento de España se manifiestan, por primera vez, en el siglo XVIII, con Feijóo, Cadalso y Jovellanos.

Posteriormente, en la primera mitad del siglo XIX, Larra mantiene vigente, con mayor intensidad, el problema de España y los ideales de regeneración. En la segunda mitad de la centuria, estos planteamientos de crítica y restauración encontraron fértil acogida en los hombres de pensamiento liberal como Francisco Giner de los Ríos, Joaquín Costa, Macías Picavea y en el propio Benito Pérez Galdós. Según ellos la renovación vendría del contacto con Europa y del desarrollo de las potencialidades españolas restringidas por una política intolerante., Para alcanzar el efectivo progreso de la nación, proponen la renovación del sistema pedagógico, la modernización de la cultura española y el mejoramiento de los bienes materiales.

La visión de una España decadente y el ámbito espiritual de renovación de la cultura, caracterizan las vivencias del grupo y el ambiente formativo en cuanto elementos básicos estructuradores de una generación histórica.