Búsqueda personalizada
Inicio
Desértico costero
Esteparcio Interior
Desértico interior
Altiplano
Bosque y  Esclerófilo
Islas Oceánicas
Fiordos y Archipiélagos
Estepa Alto andina
Bosque Templado Lluvioso
Estepa Patagónica
Antártica
 
 

Ecosistemas de Chile
Ecosistemas de Chile

Ecosistema de chile Matorral Esclerófilo

Ecosistema que ocupa la porción central de Chile, entre los ríos Aconcagua y Biobío. Presenta un clima mediterráneo con un período seco de 5 a 7 meses, y precipitaciones que varían entre 300 y 700 mm, disminuyendo la temperatura al aumentar la latitud y altitud. Estas características determinan distintos tipos vegetacionales. En las terrazas litorales existe una estepa arbustiva; en la depresión intermedia dominan estepas de espinos; en la zona preandina se localizan bosques abiertos y matorrales espinosos; y a alturas mayores se desarrollan estepas. El bosque esclerófilo original, conformado por quillayes, peumos, y boldos y litres, que ocupaba gran parte del valle central, ha sido reemplazado por áreas agrícolas. Este ecosistema es aquel que presenta la mayor diversidad biológica del país.

Sin embargo, de un año a otro se producen grandes variaciones en el monto de las precipitaciones, situación que constituye un factor limitante para el crecimiento de la vegetación. La vegetación, de Fisonomía arbórea y arbustiva, presenta adaptaciones morfológicas como hojas duras y de aspecto coriáceo, lo que le otorga gran resistencia durante los períodos secos.

La radiación solar es otro factor que incide en la composición y riqueza de especies, y en particular de las comunidades de flora. En laderas de exposición norte dominan especies de flora muy diferentes a las emplazadas en laderas de exposición sur y fondos de valle.

 

 

palma chilena

 palma chilena

Una especie asociada a matorrales y bosques esclerófilos es la palma chilena (Jubaea chilensis) endémica de Chile, y de la cual se extrae miel y frutos llamados coquitos. Esta especie fue depredada en el pasado, encontrándose restringida en la actualidad algunos lugares como Ocoa y Cocalán. Este ecosistema se caracteriza por su endemismo, lo que se originó a partir de ciertas especies que, siendo de distribución marginal, tanto en los ecosistemas del norte como en los del sur, encontraron condiciones ideales para desarrollarse en la zona central

En los valles, el paisaje ha sido modificado a causa del reemplazo de la vegetación nativa por plantaciones de pino y eucalipto y principalmente, por campos agrícolas.

En la zona de clima mediterráneo son muy importantes los Humedales ya que representan fuentes permanentes de agua en un área castigada por la sequía durante gran parte año (5 a 7 meses). A estos ambientes, conformados por ríos, desembocaduras de ríos, pantanos, lagos, lagunas y embalses, se asocian diversas especies de flora.

En general, la exposición norte de las laderas está constituida por especies mejor adaptadas a la sequía, como cactus, puyas o chaguales (Puya chilensis y Puya violacea), colliguay matorrales espinosos espino   guayacán mientras que la exposición sur presenta especies propias del bosque esclerófilo, y en algunos sectores de la cordillera de la Costa de la V y VI Región y cordillera de los Andes de la VI y VIII Región, bosque caducifolio

Colliguay

puyas o chaguales

En el bosque esclerófilo predominan árboles y arbustos de hojas perennes y duras, lo que permite controlar la perdida de agua en los periodos de sequía. Por su parte, el bosque caducifolio bota las hojas en invierno, y está conformado principalmente por roble en la cordillera de la Costa, por sobre los 1.600 m. y, en los faldeos de la cordillera de los Andes .Entre las especies esclerófilas destacan el boldo (Peurnus ,boldus), peumo (Cryptocatya alba)litre (Lithrea caustica) y quillay I (Quilla/a saponana).

Entre las especie animales figuran mucho reptiles representados por lagartijas, iguanas, culebras y una gran cantidad de aves.
La composición de la fauna depende en gran medida de la vegetación flora, topografía y el agua presente en ese territorio.
En el área de exposición al norte predominan plantas espinosas, es posible encontrar gran numerosos de reptiles figuran la culebra cola larga, la iguana, el lagarto nítido, la lagartija lemniscata y el lagarto chileno

Entre las aves más frecuentes de encontrar en los sectores con matorral espinoso figuran la perdiz, la turca (Pteropfochos megapodius), tapaculo (Scelorchilus albrcollis) y la tenca, todas especies endémicas de Chile. Es común observar aquí muchas otras especies de aves, entre las cuales figuran la diuca, la loica y el chirihue .
Uno de los visitantes mas espectaculares de las laderas de exposición norte el Picaflor Gigante (Patagona gigas), que tiene la particularidad de ser el mas grande del mundo.

Tambien es frecuente encontrar al pequén especie de lechuza diurna que se alimenta de artrópodos, y roedores como el cururo y el degú ambos endémicos de Chile.
Entre los grandes rapaces, el águila (Geranoaetus melanoleucus) es común en laderas de exposición norte, con matorrales. Esta ave es un activo depredador del conejo (Oryctolagus cuniculus): especie introducida y que causa mucho daño a la vegetación nativa al alimentarse de plantas en crecimiento recién germinadas
Una especie importante, asociada a laderas con matorral espinoso y matorral esclerófilo, y que nidifica en cuevas que cava en cortados de ríos de la precordillera, es el tricahue (Cyanoliseus patagonus byroni), el Loro de mayor tamaño del país, cuya subespecie chilena es exclusiva del país.

En ambientes más cerrados y húmedos, donde dominan los bosques esclerófilos, las comunidades de animales se incrementan con algunas especies nuevas, características de sectores más boscosos. Entre ellas figuran reptiles, como la lagartija esbelta (Liolaemus tenuis), De hábitos arborícolas, y de bello colorido azul, amarillo y verde.

Entre los anfibios destaca el sapo de rulo (Bufo chilensis), que soporta prolongados periodos de sequía, escondiéndose bajo troncos y piedras, utilizando arroyos y charcos sólo para reproducirse

Otras especies de aves que habitan estos ambientes son el tucúquere (Bubo rnagellanicus), el chuncho (Glaucidium nanum) y el peuco (Parabuteo unicinctus), todas rapaces que se alimentan de roedores, reptiles y aves. Entre los pajarillos, el comesebo grande (Pygarrychas albogularis), el rayadito (Aphrastura spinicauda) y el colilarga (Sylviorthorhynchus desrnursii) son propias de bosques esclerófilos densos

Dentro de las aves son variadas las especies de patos, garzas y taguas. Entre los patos, el pato jergón (Anas spinicauda) es, junto al pato real (Anas sibiiatrix) y el pato cuchara (Anas plataiea), una de las especies con mayor densidad poblacional en los humedales. Entre las garzas destacan la garza cuca (Ardea cocoi) y la garza grande (Casmerodius alba); y entre las taguas, la tagua común (Fulica armillata), la tagua de frente roja (Fulica rufifrons) y la tagua chica (Fuiica leucoptera). Sin embargo, el rey de los humedales es el cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus), hermosa ave que destaca por su elegancia, belleza y contrastado colorido.

El coipo (Myocastor coypus) es el único mamífero de este gran ecosistema que está especializado para vivir en humedales, alimentándose en ellos, y guareciéndose madrigueras en sus orillas. Este es el roedor de  mayor tamaño del país, y tiene una cotizada piel.

Las zonas agrícolas que ocupan la mayor parte del valle central, no presentan especies exclusivas, sin embargo, el queltehue (Vanellus chilensis), el pidén (Pardirallus sanguinolentus) y el tiuque (Milvago chimango) son tres aves que caracterizan muy bien los predios agrícolas de la Zona Central.

Con relación al área costera de este ecosistema, ésta no tiene muchas diferencias con aquella presente en la zona norte del país, al menos en lo que se refiere a la fauna marina y costera. De hecho, gran parte de las especies son de amplia distribución a lo largo de la costa, llegando algunas, como el  chungungo (Lontra felina) y el lobo de mar (Otaria flavescens) hasta el extremo austral, y muchas, hasta las costas de la zona de Chiloé, entre las que se cuenta el pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldtii).

Lo anterior se debe en parte al carácter regulador que ejerce la corriente de  Humboldt, que mantiene bastante  homogéneas las temperaturas del agua, la oxigenación y la alta productividad de las costas de Chile.

Sin embargo, en las terrazas litorales existe una estepa arbustiva, con un matorral costero de especies espinosas, que diferencia la franja terrestre litoral del bosque y matorral esclerófilo, en la Zona Central, de aquélla presente en el desierto costero, ubicada de Coquimbo al norte. Por otro lado, la fauna que habita este matorral es muy similar a la presente en sectores con matorral espinoso del interior.

 

Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca