Búsqueda personalizada
Inicio
Desértico costero
Esteparcio Interior
Desértico interior
Altiplano
Bosque y  Esclerófilo
Islas Oceánicas
Fiordos y Archipiélagos
Estepa Alto andina
Bosque Templado Lluvioso
Estepa Patagónica
Antártica
 
 

Ecosistemas de Chile
Ecosistemas de Chile

Ecosistema de chile esteparico interior

Este ecosistema ocupa la porción interior del territorio entre la Región de Atacama y Coquimbo. Las temperaturas son bastante más elevadas que en la costa, y las precipitaciones se aproximan a los 40 mm. Esto posibilita el desarrollo de una vegetación semidesértica denominada jaral, con cactus y hierbas anuales resistentes a la sequía y salinidad. Durante los años lluviosos, entre Copiapó y Vallenar, se manifiesta el Desierto Florido. Desde la costa la influencia marina penetra a través de los valles transversales, aumentando las lluvias hasta los 200 ó 300 mm en su parte sur. Al sur de Coquimbo se vuelve a manifestar la camanchaca, que permite la existencia de bosques relicto como los de Fray Jorge y Talinay.

Con una topografía dominada por montañas y valles, este ecosistema se distribuye irregularmente ocupando en general la porción interior de territorio entre Atacama y Coquimbo.
Presenta una vegetación baja, de tipo xerófita, muy bien adaptada a las condiciones de aridez imperantes. Abarca el complejo montañoso costero, la base occidental de la cordillera de los Andes y los valles transversales desde Copiapó al Choapa. Las temperaturas son más elevadas en e1 interior que en la costa, y las precipitaciones invernales se aproximan a los 40 mm, aumentando hacia el sur, especialmente en los valles transversales.

Estas características son especialmente notorias en los valles transversales ocupados por los diferentes ríos de la región (Copiapó, Huasco, Elqui, Limarí y Choapa), en los que, además de la presencia de aguas superficiales, se manifiesta un incremento en las lluvias como consecuencia de la influencia marina. Asimismo, y como resultado del mejoramiento tecnológico asociado al riego, es posible observar amplias extensiones de parronales, en laderas en las que con anterioridad se desarrollaban sólo estepas.

La extrema irregularidad de las lluvias, con años lluviosos que favorecen el desarrollo de la vegetación, y años secos en los que ésta disminuye marcadamente, determina importantes adaptaciones de la flora a la sequía.

Chagual

Al interior de Copiapó y Vallenar es posible encontrar especies estepáricas como el chagual y la alcaparra, cactáceas además de árboles como el algarrobo  y chañar muy bien adaptados a la falta de agua
Algarrobo Chañar

Durante los años lluviosos, principalmente entre Copiapó y Vallenar, y también en toda la Cuarta Región, se manifiesta el Desierto Florido. Este es un fenómeno que ocurre, en promedio, cada diez años y que generalmente acontece en primavera durante los años en que el fenómeno de El Niño se manifiesta en nuestras costas, aumentando el régimen de precipitaciones a montos muy superiores a los de años normales. Como consecuencia,  entre agosto y noviembre la vegetación del interior de Copiapó y Vallenar se transforma en una fantástica comunidad de raras y diversas flores que brotan en distintas fechas  dependiendo de la especie, y  cuyo máximo ocurre entre  septiembre y la segunda semana de octubre. Junto a este florecimiento  masivo, algunos cactus florecen, asociándoseles nuevas comunidades de animarles, incluyendo insectos, reptiles, aves y mamíferos. 

 

 

alstrolemria  garra de león el hullí

pata de guanaco

 Entre las especies de flores más características que se asocian al Desierto Florido figuran las alstrolemria  de colores rojos y amarillos; la bella garra de león género mono típico y endémico de Chile, con flores de color rojo y localizado casi exclusivamente en el Parque Nacional Llanos de Challe; el hullí de colores blanco y lavanda; la pata de guanaco y el terciopelo

Entre los insectos, las vaquitas del desierto son, sin duda, los coleópteros más representativos del Desierto Florido. Una gran cantidad de aves granívoras e insectívoras llega a la zona durante este fenómeno, destacando por su abundancia el hermoso yal , siendo notorio el incremento en el número de ejemplares de aguilucho, ave rapaz que se alimenta de lagartijas e insectos, además de pequeñas aves y roedores. También aparecen varias especies de reptiles como la lagartija lemniscata  y la iguana el lagarto de mayor tamaño del país.

 yal  aguilucho  Iguana Chilena

zorro

sauce chileno

Chinchilla

Además es posible encontrar mamíferos como los zorros , que se alimentan de insectos, reptiles y roedores.

Un poco más al sur, al interior de Coquimbo, comienza el dominio de las estepas espinosas, en las que es posible encontrar variadas especies de fauna, entre las que sobresale la chinchilla especie de roedor prácticamente exclusivo de Chile, de finísima piel, y que fue prácticamente extinguido del territorio nacional a raíz de la caza. Actualmente una de las últimas poblaciones silvestres conocidas está bajo protección en la Reserva Nacional Las Chinchillas, al interior de Illapel.

En esta región, en los sectores aledaños a los embalses de Cogoti y Recoleta, se encuentran bosques de sauce chileno, especie difícil de encontrar en iguales densidades en la zona central.

A mayores altitudes, entre los 2.000 y 3.500 m.s.n.m. la vegetación está conformada por arbustos y plantas capaces de sobrevivir al rigor de los fuertes cambios de temperatura. Hay especies arbustivas como el pichi  y cachiyuyo, abundando también el coirón.

Al sur de Coquimbo, en la zona costera, cobran importancia las dunas (acumulaciones de arena originadas por dinámicas erosivas combinadas de ríos, mar y viento Las dunas se desarrollan especialmente en las áreas próximas a las desembocaduras de los ríos, y su avance va cegando terrenos vegetales y campos de cultivo en un proceso prácticamente irrecuperable y que aumenta continuamente las zonas semidesérticas del país.

A pesar de estas circunstancias, y por los motivos ya señalados, la vegetación y flora regional es mucho más abundante que la de otras zonas de más al norte, especialmente en la zona litoral.
Algunas especies características son el espino, trevo  y guayacán  que pueden presentarse con aspecto de grandes arbustos o árboles pequeños.
Durante la primavera las planicies y montes litorales se cubren de una colorida y variada vegetación herbácea efímera, conformada por especies como palo gordo, pasionaria, violeta cordillerana, manzanilla y tupas.

La abundante nubosidad costera que se mantiene permanentemente al sur de Coquimbo permite la existencia de comunidades forestales tales como los bosques de Fray Jorge y Talinay, antiguamente más abundantes y, que como curiosidad botánica están formados, entre otros, por árboles característicos de latitudes sureñas, como el canelo  el o!ivillo  Estas especies son representativas de los bosques templados del sur del país, siendo su presencia en la región de un gran interés botánico, por considerarse bosques relictos. En efecto, estos bosques son remanentes de bosques que aparentemente cubrieron una gran parte de la región durante el Pleistoceno, era geológica donde aumentaron las precipitaciones y disminuyeron las temperaturas.

 

 

 

.
 

 

Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca