Búsqueda personalizada

Índice

Concepto
Relieves
América del Norte
América Central
América del Sur
  Cordillera de los Andes
  Macizos centrales
  Llanuras Aluviales
Climas
Climas
Climas Tropicales
Climas Áridos
Climas Templados
Climas Andinos
Flora y fauna
América del Sur
América Central
Población
Orígenes
Ocupación del Territorio
Crecimiento Demográfico
Mapas
Mapas Temáticos
Mapas Mudos

América latina

América del Norte

América del Norte comprende desde el Norte de Canadá hasta el istmo de Tehuantepec ( 17° latitud N). En este subcontinente existe un solo país latinoamericano: México, el que además de ocupar parte de América del Norte, se extiende por territorios de

América Central. La mayor parte del territorio mexicano está cubierto por montañas. Este, relieve montañoso es el resultado del encuentro de tres placas tectónicas, las que han provocado diversos plegamientos y una intensa actividad volcánica. México es atravesado longitudinalmente: por dos cordilleras: en el costado atlántico, la llamada Sierra Madre Oriental y, en el borde Pacífico, las sierras de la costa occidental. Entre ambas se sitúa la Gran Meseta Mexicana, que termina en los 19° latitud Norte, en la Sierra Neo volcánica Transversal. Esta atraviesa de Este a Oeste el territorio de México.
La Sierra Madre Oriental. Es una cordillera formada por sedimentos de origen marino (piedra caliza), los que se plegaron y levantaron hasta alcanzar alturas que oscilan entre los 2.000 m y 2.500 m. Entre ella y el golfo de México se encuentran las zonas bajas de la costa atlántica. La gran similitud geológica entre la costa oriental de México, las islas Bahamas y las penínsulas de Yucatán y Florida, permite concluir que estos territorios estuvieron unidos largo tiempo y que, posteriormente, se hundieron a causa de los fuertes plegamientos y fallas ocurridos en la región.

Las sierras de la costa occidental. El hundimiento de la placa de Cocos bajo la placa Norteamericana ha provocado el surgimiento de dos sierras volcánicas: la Sierra Madre Occidental y la Sierra Madre del Sur. La Sierra Madre Occidental alcanza los 3.500 m. de altura y se extiende hasta los 18° latitud Norte, donde cambia de dirección y toma el nombre de Sierra Madre del Sur. Esta última posee un aspecto característico que ha sido modelado por un clima mucho más lluvioso. En el borde Pacífico, estas sierras descienden en forma abrupta y los ríos han excavado profundos cañones y barrancos, dificultando su utilización como ruta comercial hacia el océano Pacífico.
La Meseta Central. La altiplanicie mexicana tiene una altitud promedio de 2.000 m, ocupa cerca de la cuarta parte de la superficie total del país y en ella habita la mayoría de su población. Este relieve se formó con materiales de origen volcánico, que descendieron desde las sierras occidentales y rellenaron los sectores más bajos. Hace unos 3 millones de años, esta meseta debió de estar cubierta por grandes lagos, cuya agua provenía de las sierras circundantes. Algunos de estos lagos aún subsisten y han sido de gran importancia para la población mexicana a lo largo de su historia, puesto que las principales ciudades de México se asentaron en torno a ellos. Tenochtitlán, la antigua capi- tal del imperio Azteca, sobre la cual se construyó la actual Ciudad de México, estaba ubicada en medio del lago Descoco. La Meseta Central de México limita por el Sur con la Sierra Neo volcánica Transversal en los 19° latitud Norte.
Sierra Neo volcánica Transversal. Esta cordillera es la primera de una serie de cordones montañosos que atraviesan América Central de Este a Oeste, y se ha levantado como resultado de la presión ejercida por la placa de Cocos en dirección al Nororiente. En la sierra neo volcánica se encuentran los volcanes más altos de México, como el Popocatépetl (5.450 m) y el Iztaccíhuatl (5.280 m), ambos cercanos a Ciudad de México. En febrero de 1943 surgió en medio de un campo de labranza el volcán Paricutín. En pocos días se alzó más de 100 m, devastando el pueblo de San Juan de Parangaricutiro, del cual quedó solo el campanario de la iglesia sobresaliendo del río de lava. Afortunadamente su población había abandonado el lugar.
La península de Baja California. En el Noroeste de México existe una península montañosa separada del continente por el golfo de California. Esta península forma parte de la placa del Pacífico que se desplaza hacia el Noreste a lo largo de la falla de San Andrés, en un movimiento que es paralelo a la placa de Norteamericana.

 

 

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca