Búsqueda personalizada
Alacalufes (kaweskar)
Aonikenk (Tehuelches)
- Reseña
- Sociedad
- Religión
- Lengua
- Economía
- Arte
Atacameños
Aymara
Changos
Chonos
Diaguita
Mapuche
Onas
Tehuelches (Aonikenk)
Rapanui
Yagan

Pueblos indigenas de Chile
Pueblos indigenas de Chile

 

 

 

 

Reseña de losTehuelches o aonikenk

  
Los restos arqueológicos de la ocupación humana más antigua de la Patagonia se remontan a un período que abarca entre 12.990 y 12.390 años antes del presente. Se ubican en diferentes cuevas en la zona de Ultima Esperanza (Chile) y Santa Cruz (Argentina), en las que se han encontrado restos de cuchillos, raspadores líticos y puntas de proyectil.

   Esta primera cultura de cazadores se mantiene hasta el noveno milenio antes de Cristo. Desde entonces, comienzan a variar las técnicas de tratamiento en la elaboración de los utensilios de piedra.

   La arqueología ha permitido conocer la evolución de los pueblos cazadores (paleo-indios) pudiendo reconocerse tres etapas. La primera, cuyos restos datan  aproximadamente del año 7.380 A.C, se caracteriza por la presencia de instrumentos y puntas de proyectil de material lítico, de un tamaño considerable. Esta etapa está asociada a manifestaciones pictóricas en las paredes de las cuevas, en la que se representan manos y escenas de cacería. Un ejemplo son las pictografías de Río Pinturas en Argentina.

   La segunda etapa, que se extiende hasta antes del segundo milenio A.C, se caracteriza por la presencia de bolas de piedra que, con un tiento atado, servían como armas arrojadizas.

   En la tercera etapa, que se extiende entre el segundo y primer milenio precristiano, se distinguen instrumentos líticos de refinada confección y con gran variedad de formas. También se encuentran puntas de proyectil muy parecidas a las utilizadas por los cazadores históricos.

   Los cazadores que habitaban la Patagonia en la zona Austral a comienzos del S. XVI D.C. (aonikenk, también conocidos como tehuelches) descienden de estos grupos.

   Hacia esta misma época (siglo XVI), llegan los primeros europeos a esta zona. El primer contacto que tuvieron los aonikenk con los europeos fue con la expedición de Hernando de Magallanes. Uno de los integrantes de la expedición dejó constancia de este primer encuentro (1520). El cronista describe a estos hombres con sus vestimentas y da cuenta de expresiones culturales que generaron rechazo entre los extranjeros. Este encuentro terminó en guerra, destrucción y muerte. En 1584, hubo un primer intento de los extranjeros por establecerse en la zona del Estrecho de Magallanes. La llevó a cabo Pedro Sarmiento de Gamboa fundando dos poblados: Nombre de Jesús y Rey don Felipe. Estos asentimientos no lograron permanecer en el tiempo, pues sus habitantes murieron de hambre y frío. En 1587, el corsario Tomas Cavendish rescató a un sobreviviente del poblado Nombre de Jesús.

   Durante los siglos siguientes hasta bien avanzado el siglo XVIII, el contacto de los europeos con los indígenas fue esporádico, limitándose a un escaso intercambio de productos entre cazadores y comerciantes que pasaban por la zona.

 Desde mediados de siglo XIX, época en que se fundan el Fuerte Bulnes (1843) y Punta Arenas (1848), comienza el proceso de colonización del territorio aonikenk. Este proceso, las migraciones y las enfermedades contribuyeron a la disminución de su población. En 1890 sólo quedaban 150 aonikenk en territorio chileno. Fueron vistos en Chile por última vez en el año 1927. En Argentina, en un censo realizado en Santa Cruz en el año 1931, se da cuenta de 315 indígenas "Tehuelches" y mestizos en el área. Los últimos aonikenk, en gran parte mestizos, no sobrepasan las 40 personas y viven en Santa Cruz, Argentina.

 

Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca