Búsqueda personalizada
Inicio
Alacalufes (kaweskar)
Aonikenk (Tehuelches)
Atacameños
Aymara
Changos
Chonos
Diaguita
Mapuche
Onas
Tehuelches (Aonikenk)
Rapanui
Yagan
Pueblos indigenas de Chile
Pueblos indigenas de Chile

 

Al  llegar los españoles a Chile en el siglo XVI, hallaron culturas menos desarrolladas que la maya, azteca o inca, y que estaban en la etapa agroalfarera.

Pueblos del norte de Chile: En esta zona, destacan Los aimaras, los atacameños, diaguitas y changos.

Los aimaras se hallaban en las regiones de Tarapacá, Parinacota y en parte de Antofagasta. Tenían sus rebaños y hacían sus cultivos en terrazas y canales de regadío.

Los atacameños (norte grande, zona de Atacama) y los diaguitas (norte chico, entre ríos Copiapó y Aconcagua) eran sedentarios, pues además de pastores (llamas y alpacas), eran agricultores. En sus terrazas y valles de los ríos, cultivaban quínoa, papas, porotos, maíz, frutas y hortalizas. Los atacameños hicieron construcciones con piedras, con las que hacían cercos para el ganado (pircas) y fortalezas Pucaras), y en su cerámica utilizaban un tono rojizo. Además, trabajaron el oro, la plata, el cobre y el bronce.

Los diaguitas, en tanto, igualmente construyeron pucarás, especialmente en las zonas más altas, con fines defensivos, se destacaron por su refinada alfarería, pintada con motivos geométricos, entre los que destaca el "jarro pato".

Por último, los changos se desplazaban por las costas nortinas (nómadas) hasta la zona de Coquimbo, recolectando mariscos y pescando. Hacían balsas de cuero de lobo marino.

 Pueblos del centro y del sur de Chile: Sobresalen los picunches, mapuches, huilliches, pehuenches, poyas y chiquillanes.

Los mapuches se dividían en tres grupos: Los picunches (norte), mapuches y huilliches (sur). También estaban los chiquillanes (cordillera entre los Andes y Rancagua) y los poyas (zona del lago Nahuelhuapi).

Los picunches vivían entre los ríos Choapa e Itata, zona que en parte estaba bajo el dominio inca. Los huilliches, en tanto, vivían al sur del río Toltén y hasta Chiloé por el sur. Además, en la zona cordillerana estaban los pehuenches, cazadores y recolectores que basaban su alimentación en el pehuén o piñón, fruto de la araucaria.

Entre los picunches y los huilliches, es decir, entre los ríos Itata y Toltén habitaban los mapuches ("gente de la tierra"). Sin duda que este pueblo ha sido el más importante para el desarrollo histórico de Chile no solo por su aporte genético, sino que asimismo por su gran resistencia a la conquista española.

Aunque en la actualidad mantienen muchas de sus antiguas costumbres, por siglos integraron las de otros pueblos originarios como igualmente la de los españoles.

Los mapuches se dedicaban principalmente a la agricultura, adaptándose al clima y suelo dependiendo la zona que habitaran. Cultivaban papas, maíz, porotos, ají, quínoa y recogían frutas, como la murta, el piñón o el maqui.

También se alimentaron de carne (huemul, guanaco, roedores) y domesticaron llamas para su uso como transporte.

Su organización social era jerárquica, encabezada por el cacique. Además, las familias con un antepasado común tenían por jefe al Lonko. El gran toqui era el que oficiaba de jefe en momentos de conflictos o crisis. Al interior de cada familia, era el hombre el que mandaba o su hijo mayor, pues la mujer eran casi un objeto que podía incluso ser devuelta tras el matrimonio, a pesar de que ella realizaba labores esenciales (cultivo de la tierra, crianza de los hijos, recolección de frutos, tejido de prendas y elaboración de artefactos de uso diario).

Un hombre podía tener vanas esposas si las podía sustentar, y se casaba con ella por medio de una ceremonia que incluía el "rapto de la novia". El hombre era el encargado de la caza, la guerra y el ocio. Para ellos desde niños se preparaban en el manejo de armas (hachas, boleadoras, lanzas y flechas) y de estrategias, como las emboscadas. En los combates con los españoles, los mapuches se agruparon en tres grandes conjuntos o Vutalmapus (o Butalmapus).

Para elegir al toqui, de hecho, había que pasar por vanas pruebas que medían la fuerza y resistencia de los candidatos.

Las familias vivían en rucas, construcciones con techo de totora y ramas que tenía una fogata al centro. E l conjunto de rucas era conocido como rehue y al agruparse varios rehues se daba origen a una unidad mayor o aillarehue. Para asegurar su alimentación, almacenaban su comida en diferentes recipientes, como canastos hechos con fibras vegetales, o en tiestos de madera, cuero o greda. La mujer vestía un kepom, y el hombre el chamal, túnica que amarraba a su cintura. El poncho lo adaptarían después de la llegada de los españoles.

Trabajaron los metales, y elaboraron en plata hermosos diseños de joyería (tupus, chaway, trapelacuchas).

Aunque creían en una divinidad superior (Ngenemapu), la naturaleza misma se expresaba en divinidades (sol, luna, estrellas). Creían que los antepasados se aparecían como espíritus buenos (pillanes), y que podían premiar o no a sus descendientes. Tal parecer podía verse expresado en las manifestaciones de la naturaleza. El contacto entre tales pillanes y las familias se daba a través de la machi, que eran además de magas, curanderas. Normalmente se trataba de  una figura femenina. De hecho, organizaban unas ceremonias para curar enfermedades conocidas como machitún, para expulsar los espíritus malignos del  cuerpo del enfermo, al son del sonido del kultrún y de maracas de calabazas.

Pueblos del extremo sur de Chile: Destacan los cuncos, chonos, Alacalufes (o kaweskar), yaganes (o yámanas) y ona (o sel'knam).

Estos pueblos vivieron entre Chiloé y el Cabo de Hornos, adaptándose a las difíciles condiciones climáticas de esa zona. Todos ellos se dedicaban a actividades similares relacionadas con la pesca y recolección de mariscos, siendo los onas una excepción por ser seminómadas.

Los cuncos eran pescadores y recolectores de la zona del canal de Chacao e isla de Chiloé, donde asimismo cultivaron papas, maíz y quínoa. Los chonos eran nómadas que vivían entre Chiloé y La península de Taitao, pero construían unas viviendas de forma cónica hechas con palos y cueros. Mientras los hombres eran Los encargados de La pesca y la caza de lobos marinos, las mujeres recolectaban algas y mariscos.

Los alacalufes también eran nómadas, y se desplazaban por los canales patagónicos, entre el golfo de Penas y el estrecho de Magallanes. Pescaban y recolectaban mariscos. Vivían en sus canoas, y cuando las condiciones eran demasiado extremas, hacían en tierra unas tiendas similares a las de los chonos.

Por su parte, los yaganes, nómades igualmente, recogían mariscos en los cana- Les de Tierra del Fuego, y en las islas que hay hasta el cabo de Hornos, por lo que eran el pueblo prehispánico que vivía en la zona más austral.

Señalamos el caso de los onas como una excepción, ya que eran seminómadas pues se instalaban en tierra por algún tiempo (Isla Grande de Tierra del Fuego), dedicándose a la caza de guanacos, zorros y aves, además de la recolección de mariscos.

El pueblo pascuense: Aunque no hay certeza acerca del origen del pueblo pascuense, se piensa que posiblemente se trató de asiáticos que poblaron Hawái, Nueva Zelanda e Isla de Pascua, posiblemente hacia el año 500 d.C.

De ahí que provendrían de pueblos polinesios. El mito dice, en tanto, que los pascuenses descienden de un jefe, Hotu Matua. Sus habitantes se agrupaban en clanes con un antepasado común, y construían casas con palos y techo de pastizales. Pero claramente, más que su precaria arquitectura, llaman la atención hasta nuestros días Los moais. Los europeos supieron de esta isla cuando el holandés Jacob Roggenween la descubre en 1722, y luego fue visitaba por diferentes exploradores. ,

La población originaria de Rapanui sufrió enormes pérdidas producto de los raptos hechos por embarcaciones peruanas (para venderlos como esclavos), por la viruela y la tuberculosis. Hacia mediados del siglo XIX, se cristianizaron gracias a la labor de los misioneros de los Sagrados Corazones. Formalmente son incorporados a la República de Chile en 1886, en tiempos del presidente Balmaceda, con el viaje que hizo a la isla Policarpo Toro. En 1916, pasa a ser parte de la comuna de Valparaíso, y en 1966 sus habitantes obtienen el derecho a voto, con lo que se igualan en derechos con el resto de los chilenos

 

 

 

 

ñññ

 

 

Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca