Búsqueda personalizada
Inicio
Antecedentes
Alanzas
  Triple Alianza
  Triple Entente
Causas de la Guerra
Etapas de  Guerra
  Guerra de Movimientos
  Guerra de las Trincheras
  EE. UU.  Interviene
  Revolución Rusa
  Guerra de Movimientos 1918
  Fin de la Guerra
Cronología
Nuevas formas de Guerra
  Guerra Terrestre
  Guerra Aérea
  Guerra Marítima
  Guerra de Trincheras
Tratados de Paz
Conferencia de Paz
Tratado de Versalles
Tratados Secundarios
El cumplimiento de los tratados
 
BIOGRAFÍAS
  Alexei Alexeyevich Brusilov
  Georges B. Clemenceau
  Ferdinand Foch
  Douglas Haig
  Paul von Hindenburg
  David Lloyd George
  Zar Nicolás II
  Káiser Guillermo II
  Thomas Woodrow Wilson
Mapas Históricos
 
 

Primera Guerra Mundial
Primera Guerra Mundial
 

Guerra Maritima


En 1914 dominaba en la guerra marítima el concepto de una escuadra, o "flota", es decir, una poderosa combinación de buques destinada a tomar el control de áreas del océano y mantener paso libre a la navegación de los barcos mercantes cargados de abastecimientos vitales para la guerra. Este control se podía obtener, ya mediante batallas en las que la escuadra enemiga sería destruida, ya por disuasión, obligando al enemigo a permanecer en sus puertos por temor de las pérdidas que sufriría en una batalla. A
medida que avanzaba la Primera Guerra Mundial, se vio que los dos protagonistas principales, Inglaterra y Alemania, preferían el método de la cautela.
Si bien la opción de la batalla prometía un resultado rápido, era más seguro mantener el efecto disuasivo por la existencia de una flota capaz de combatir pero suficientemente poderosa para quitarle al enemigo las ganas de aventurarse demasiado. Así, Inglaterra gozaba de una gran ventaja: el acceso a los mares del mundo; y esto obligó a los alemanes a adoptar una táctica más agresiva y tratar de salir de sus puertos de Cuxhaven y Kiel. Cuando esto fracasó en Jutlandia en mayo de 1916, la guerra marítima empezó a cambiar, pero el proceso no se veía claro por la existencia de flotas virtualmente intactas.

Acorazados

Las escuadras rivales se organizaron en torno a los acorazados, gigantescas plataformas blindadas para artillería, cuya misión era lanzar un ataque devastador una vez iniciada la acción. En 1914 el acorazado era una arma formidable en la cual se habían aprovechado todos los adelantos de la tecnología. Ya habían pasado los tiempos de los encuentros de un buque con otro a corta distancia.
Nuevas técnicas de control del fuego, en combinación con los dramáticos adelantos en la precisión, peso y alcance del cañoneo naval, permitían a las flotas mantenerse lejos y lanzar sus andanadas contra blancos muy distantes.
En esto los ingleses habían sido precursores, con la construcción del Dreadnought en 1906, y durante corto tiempo este acorazado, con su combinación de velocidad, blindaje protector y potencia de fuego (montaba diez cañones de 305 mm por pares en torres giratorias) hizo anticuados todos los demás buques de guerra. Algunos de diseño anterior seguían en servicio, pero en 1914 ya todas las principales armadas del mundo habían adoptado las nuevas ideas y en muchos casos las habían refinado. En E.E.U.U., los acorazados de las clases "Michigan" y "Pennsylvania" iban a la cabeza; en Alemania los de las clases "Nassau" y "Helgoland"; en Inglaterra los de la clase "Bellerophon" que llevaban más armamento secundario.

Cruceros de batalla

Nadie esperaba que un acorazado actuara por su cuenta, pues necesitaba no sólo protección contra barcos pequeños que podían escurrirse por debajo de los grandes cañones y atacar con torpedos, sino también "ojos y oídos" para poder llegar al sitio y a tiempo para la batalla.
Estas tareas las desempeñaban otros elementos de la flota. A la cabeza de la lista estaban los cruceros de batalla -buques armados como los acorazados pero diseñados para alcanzar mayores velocidades, principalmente disminuyendo el blindaje. Estaban destinados a explorar delante de la flota en busca del enemigo y, al encontrarlo, trabar combate con su línea de batalla mientras el resto de la flota se acercaba. En teoría, esta era una idea razonable, pero la economía en el blindaje de protección era peligrosa. En Jutlandia, la pérdida de tres cruceros de batalla británicos mostró cuán vulnerables eran y el concepto se abandonó calladamente.

Cruceros ligeros y destructores

Más efectivos resultaron los cruceros ligeros, en los cuales la velocidad importaba más que la potencia de fuego. Tenían que explorar, dando grandes batidas en busca del enemigo y, una vez localizado, su tarea consistía en observarlo, mantener el contacto visual y guiar a la flota mientras ésta maniobraba para ganar las ventajas de viento, espacio de maniobra y sorpresa. Iniciada la batalla, los cruceros ligeros actuaban como protectores de la línea de batalla, creando una cortina para no dejar acercar buques torpederos enemigos. Papel análogo correspondía a los destructores (los elementos más veloces de la flota) y en ambos casos los barcos se organizaban en "flotillas" para asegurar la coordinación. Como los cruceros y destructores del enemigo desempeñaban exactamente el mismo papel, se desarrollaban con frecuencia batallas separadas a este nivel, mientras los acorazados se cañoneaban desde mayor distancia.

Cambios en la estrategia naval

La acción de las flotas debía tener una coreografía determinada, en la cual las líneas de acorazados y cruceros de batalla se enfrentaban a distancia, mientras los barcos más ligeros y más maniobrables se batían para protegerlos de los ataques con torpedos. No siempre era así, y en Jutlandia una mala coordinación, falta de precisión del tiro, y renuencia a continuar la batalla al día siguiente, produjo un resultado indeciso.
Se ensayaron estrategias alternas, particularmente por los alemanes. Su utilización de submarinos, que obligó a los ingleses a atender a la guerra antisubmarina, con su énfasis en barcos más pequeños y portaaviones rudimentarios, marcó un cambio muy importante en la naturaleza de la guerra marítima
 

  

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática