Búsqueda personalizada
Inicio
Antecedentes
Alanzas
  Triple Alianza
  Triple Entente
Causas de la Guerra
Etapas de  Guerra
  Guerra de Movimientos
  Guerra de las Trincheras
  EE. UU.  Interviene
  Revolución Rusa
  Guerra de Movimientos 1918
  Fin de la Guerra
Cronología
Nuevas formas de Guerra
  Guerra Terrestre
  Guerra Aérea
  Guerra Marítima
  Guerra de Trincheras
Tratados de Paz
Conferencia de Paz
Tratado de Versalles
Tratados Secundarios
El cumplimiento de los tratados
 
BIOGRAFÍAS
  Alexei Alexeyevich Brusilov
  Georges B. Clemenceau
  Ferdinand Foch
  Douglas Haig
  Paul von Hindenburg
  David Lloyd George
  Zar Nicolás II
  Káiser Guillermo II
  Thomas Woodrow Wilson
Mapas Históricos
 
 

Primera Guerra Mundial
Primera Guerra Mundial
 

Intervención de Estados Unidos en la Primera Guerra

 Apenas iniciada la guerra, los aliados habían Declarado el bloqueo de las potencias centrales: ningún barco podría llevarles aprovisionamientos. Así, aquéllas sufrirían la falta de materias primas para sus armamentos y de alimentos para su población. Al iniciarse el año 1915 (19 de marzo), Inglaterra declaró que consideraba contrabando de guerra todo cargamento que se pretendiera hacer llegar a las potencias centrales. Alemania declaró entonces zona de guerra los mares que rodeaban a las islas británicas.

Entretanto, el gobierno americano, que encabezaba el presidente Woodrow Wilson, protestaba ante ambos beligerantes, sosteniendo el principio de la libertad de los mares, quebrantado tanto por el bloqueo como por la guerra submarina. En mayo de 1915 los alemanes torpedearon al trasatlántico inglés Lusitania, perdiendo la vida más de 1 000 personas, un centenar de las cuales eran de ciudadanía norteamericana.

A comienzos de 1917, el gobierno germánico proclamó la guerra submarina sin restricciones, estableciendo zonas prohibidas para la navegación en el Atlántico y en el Mediterráneo. Wilson reclamó nuevamente el respeto del principio de la libertad de los mares, pero los submarinos alemanes siguieron hundiendo barcos, con pérdida de bienes y de vidas americanas. Estados Unidos de América rompió entonces las relaciones diplomáticas con el imperio alemán (febrero de 1917), y en abril de 1917 le declaró la guerra. El gobierno norteamericano aprobó la ley de servicio militar que permitió movilizar más de 4 000. 000 de ciudadanos.

Dos meses después de la declaración de guerra, llegó el primer contingente a Francia (junio de 1917), y un año después el número de soldados desembarcados en el Viejo Mundo era de 1000. 000. Al terminar la guerra había más de 2000. 000. Estados Unidos de América prestó a los aliados, además, enormes cantidades de dinero, y les envió equipos y alimentos de toda especie. Tomaron también activa participación en la lucha contra los submarinos, haciéndose cargo de la vigilancia de grandes sectores del Atlántico, persiguiéndoles tenazmente con elementos adecuados y bombas de profundidad, y construyendo la más grande flota mercante que hasta entonces se conociera, para reemplazar los barcos hundidos por el enemigo. Esta gigantesca preparación para la guerra fue acompañada de un intenso movimiento diplomático en virtud del cual varios países de América declararon su solidaridad con Estados Unidos de América y su estado de guerra con Alemania. La intervención de Estados Unidos de América, que significó un señalado triunfo para los aliados, coincidió con el desmoronamiento del frente oriental por efectos de la revolución rusa de 1917, que retardó la terminación de la guerra.
 

  

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática