Búsqueda personalizada
Inicio
Antecedentes
Alanzas
  Triple Alianza
  Triple Entente
Causas de la Guerra
Etapas de  Guerra
  Guerra de Movimientos
  Guerra de las Trincheras
  EE. UU.  Interviene
  Revolución Rusa
  Guerra de Movimientos 1918
  Fin de la Guerra
Cronología
Nuevas formas de Guerra
  Guerra Terrestre
  Guerra Aérea
  Guerra Marítima
  Guerra de Trincheras
Tratados de Paz
Conferencia de Paz
Tratado de Versalles
Tratados Secundarios
El cumplimiento de los tratados
 
BIOGRAFÍAS
  Alexei Alexeyevich Brusilov
  Georges B. Clemenceau
  Ferdinand Foch
  Douglas Haig
  Paul von Hindenburg
  David Lloyd George
  Zar Nicolás II
  Káiser Guillermo II
  Thomas Woodrow Wilson
Mapas Históricos
 
 

Primera Guerra Mundial
Primera Guerra Mundial
 

Tratado de Versalles

 El tratado de Versalles fue un extenso documento, dividido en quince partes que comprendían 440 artículos, donde se consagraban disposiciones fundamentales en los órdenes internacional, territorial, económico-financiero y político.

Disposiciones internacionales:

 El tratado de Versalles comenzó por establecer la constitución o pacto de la Sociedad de La Naciones, redactado en gran parte por el propio presidente Wilson. Era un documento breve y sustancioso, en que se consignaban las finalidades y la organización del nuevo mecanismo, destinado "a promover la cooperación internacional y a consolidar la paz y la seguridad entre los Estados, por el compromiso de no recurrir a la guerra y de establecer justas y honorables relaciones, basadas en el firme respeto de las leyes internacionales".

La Sociedad debía comprender a los países aliados y asociados y a los neutrales, pero excluía originariamente a las potencias centrales, como vencidos, y a Rusia, México y Costa Rica por carecer de gobiernos estables, pero todas ellas podían ser admitidas oportunamente, por mayoría de dos tercios de votos de la asamblea de la propia Sociedad.

La Sociedad comprendía tres organismos, llamados, respectivamente, Asamblea, Consejo y Secretariado. La Asamblea estaba formada por la reunión de delegados de todos los países que integraban In Sociedad. Cada país disponía de su voto y podía enviar lista tres delegados. Se reuniría  una vez al año, en la ciudad de Ginebra, que fue elegida como asiento de la Sociedad, para admitir nuevos miembros y discutir los grandes problemas internacionales

E1 Consejo (formado por delegados de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Italia y Japón, y de otros cuatro países designados por la asamblea) se reuniría varias veces al año, y concentraría el poder de la Sociedad. Casi todas sus resoluciones importantes requerían unanimidad de votos.

EI Secretariado, de funcionamiento permanente, ejecutaba las decisiones de la Asamblea y del Conejo.

EI pacto de la Sociedad estableció también sus finalidades fundamentales, así como los deberes primordiales de sus integrantes. El Consejo debía preparar planes para el desarme universal y para el establecimiento de una corte de justicia internacional. Los miembros de la Sociedad se comprometían a hacer respetar su estatuto político y territorial, y a someter al arbitraje todas las disputas que no pudieran resolver diplomáticamente. La falta de cumplimiento de estas  prescripciones era considerada como un  acto hostil a la Sociedad, que podía bloquear la vida económica del estado desobediente, e incluso iniciar medidas militares contra el mismo.

El pacto de constitución de la Sociedad de Naciones no sólo figuró en el tratado de Versalles con Alemania, sino también en los demás que firmaron las restantes potencias vencidas.

 

Disposiciones territoriales.

 El tratado de Versalles estipuló, por parte de Alemania: en unos casos, la entrega definitiva de territorios, en otros, la entrega condicionada a la realización de plebiscitos, y finalmente, la ocupación transitoria de otros

Alemania debió entregar, con carácter definitivo, Alsacia y Lorena a Francia, a quien le fueron arrebatadas en 1871; los distritos fronterizos de Eupen y Malmedy a Bélgica; la Prusia polaca, con el llamado corredor de acceso al Báltico, a Polonia, y el puerto de Memel y sus alrededores Lituania. Reconoció, además, la independencia de Danzig, como ciudad Libre. Bajo la protección de la Sociedad de las Naciones. Entrego a  todas sus colonias, que fueron distribuidas entre las antiguas grandes potencias aliadas para su mejor administración, con carácter de mandatarias.

Alemania entregó el territorio del Sarre a la Sociedad de las Naciones, por 15 años; el sur de la Prusia Oriental y la Alta Silesia a Polonia, y el Slesvig a Dinamarca,  debiéndose efectuar en todas estas comarcas sendos plebiscitos, a fin de establecer si sus pobladores deseaban integrar los nuevos Estados a quienes correspondieron, o volver al dominio alemán. Finalmente, Alemania debió aceptar la ocupación por fuerzas interaliadas, de los territorios de la ribera izquierda del Rin y de las cabeceras de puente de su ribera derecha.

En definitiva, este reajuste territorial privó a Alemania, en Europa, de unos 6.000 000  de pobladores. Pero en todos los casos se trataba de comarcas de fundamental importancia económica, ya por su ubicación para el comercio, ya por su desenvolvimiento industrial, o ya por sus yacimientos minerales.

 

Disposiciones  Económico-financieras.

 Como Alemania había aceptado su  responsabilidad en la guerra, el tratado de Versalles la obligó a reparar todos los daños causados tanto a los civiles como a los gobiernos aliados.

Esas reparaciones debían hacerse en manufacturas y en dinero. Así, por ejemplo, el gobierno alemán debió entregar casi toda la flota mercante, todos los cables telegráficos submarinos, la mayor parte de los capitales que Alemania poseía en empresas en el exterior y cantidad de productos como carbón, hierro, artículos químicos, etc. Los yacimientos de carbón del Sarre fueron cedidos a Francia en propiedad, como compensación por los daños que los ejércitos germanos causaron en los yacimientos franceses. Para fijar el monto de las reparaciones en dinero se designó una comisión interaliada, que debía expedirse antes del 1 de mayo de 1921. Con carácter de anticipo Alemania proporcionaría 20 000 000 000 de marcos oro.

 

Disposiciones políticas.

En lo político, el tratado de Versalles comprometió a Alemania, en primer término a entregar al ex emperador Guillermo II, para ser juzgado por un tribunal especial, culpable de "ofensa suprema contra la moral internacional y la autoridad sagrada de los tratados", y además, todas las personas culpables de actos contrarios a las costumbres y leyes de la guerra, que serían enjuiciadas por los tribunales militares de los aliados. (La entrega de Guillermo, refugiado en Holanda, nunca se llevó a cabo.) En segundo lugar, se establecieron una serie de garantías para impedir una nueva agresión alemana Además de la ya señalada ocupación militar de la ribera izquierda del Rin, se estipuló la desmilitarización de una zona de 50 kilómetros de ancho sobre la orilla derecha del citado río, así como también se formuló un plan de desarme de Alemania, que debía ser el primer paso en el desarme universal. Ese plan estableció la supresión del servicio militar, la reducción del ejército a 100 000 hombres, la prohibición de fabricar y de importar armas, la reducción de su flota a unos pocos barcos de limitado tonelaje y la supresión total de la aviación militar. Así, Alemania, que poseyera otrora una de las más perfectas organizaciones bélicas del mundo, quedaba convertida en una potencia virtualmente inofensiva.

 

  

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática