Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Índice

Inicio
Entorno Geográfico
Civilización Cretense
  Gobierno
  Cultura
  Religión
Cultura Micénica
Colonización Griega
La Polis Griega
Esparta
Atenas
Legado Cultural Griego
Historia
Filosofía
Literatura
Arte
Ciencias
Educación
Religión
LEGADO GRIEGO
 

Civilización Micénica

Los aqueos llegaron al Peloponeso hacia el año 1700 a. C. Allí desarrollaron una vigorosa civilización, en la comarca de la Argólida. Sus construcciones de recios muros, con seguras cámaras mortuorias, bodegas para los víveres y depósitos y canales que aseguraban el agua en caso de asedio, constituyen y definen el carácter belicoso de los pueblos aqueos. Las ruinas de Micenas y Tirinto, majestuosos castillos' edificados sobre colinas inexpugnables testimonian aún el vigor de la cultura aquea o micénica.

Las tumbas en forma de plazoletas circulares excavadas en la colina a las que se accedía por un largo corredor (tholos), cubiertas con una falsa cúpula, constituyen los monumentos funerarios más importantes de la antigua Grecia.

Los aqueos se habrían organizado en un sistema en que los diferentes señores o reyes se unían bajo un mando único en las operaciones militares de envergadura, como ocurrió en a conquista de Troya

Las creencias religiosas de la época son poco conocidas; sin embargo, parece que adoraron a una divinidad femenina debido a la influencia de los egeos de la isla de Creta, y a un dios de la luz que podría ser el Apolo de la posterior mitología clásica.

Conocían el modelado de los metales y fabricaban  mascarillas, amuletos, joyas y otros objetos de gran belleza. Homero llamó a Micenas "la rica de oro". El gran descubridor de la cultura micénica es Enrique Schliemann. Los hallazgos de Schliemann confirmaron lo acertado del calificativo de Homero, pues una enorme cantidad de tesoros apareció en las tumbas micénicas.