Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Índice

Inicio
Entorno Geográfico
Civilización Cretense
  Gobierno
  Cultura
  Religión
Cultura Micénica
Colonización Griega
La Polis Griega
Esparta
Atenas
Legado Cultural Griego
Historia
Filosofía
Literatura
Arte
Ciencias
Educación
Religión
LEGADO GRIEGO
 

Entorno Geográfico

Su extensión. El mar Egeo es un amplísimo golfo formado por el Mediterráneo entre tierras de Europa y Asia. Por un lado Europa desprende hacia el sur la península de Grecia, prolongación meridional de la península balcánica; por el otro, el continente asiático lanza hacia el oeste la península de Asia Menor. Entre ambas está contenido el mar Egeo, llamado también mar Archipiélago por la gran cantidad de islas que contiene.
La abundancia de islas y la irregularidad de las costas que las aguas recortan sinuosamente multiplicando las bahías y los cabos, dan a la zona del Egeo una especial fisonomía caracterizada por la mezcla íntima de la tierra y el mar.

Las islas continúan las salientes de las costas y se extienden entre las riberas como si fueran los pilares gigantescos de un inmenso puente tendido por la naturaleza entre Grecia y el Asia.
Así, por ejemplo, la pequeña península griega del "Ática y la isla de Eubea, que por el norte corre paralelamente a ella, "se prolongan en un grupo de islas: andros, Tenos, Delos, Naxos, Paros (famosa por sus mármoles), Melos, etc., llamadas las Cícladas.. Este nombre de Cícladas en idioma griego significa "en  círculo", y, en efecto, están circularmente agrupadas como un collar que rodeara la islita de Delos. Vecinas de las Cícladas, por el este, están las Esporadas (Espóradas proviene del griego sporos, disperso, desparramado), que Se: desparraman junto a la costa de Asia Menor y completan así un puente entre las dos riberas opuestas. Esta cadena insular que cruza el mar Egeo de este 11 oeste lo divide en dos sectores: el sector septentrional, también sembrado de numerosas islas, como las de Thasos, Samotracia, Imbros, Lemnos, Lesbos, que comunica con el mar de Mármara y el mar Negro a través de los estrechos del Helesponto (actualmente llamado de los Dardanelos) y del Bósforo; el sector meridional, en el que otro cordón de islas (Citerea, Creta, Kasos, Karpatos, Rodas) se extiende de costa a costa y separa las aguas del Mediterráneo de las del Egeo propiamente dicho.
Creta es la más importante de estas islas, y con sus 3 500 km2 de superficie, la más grande de todo el mar Egeo. Sus fértiles valles, sus rada s espaciosas y la ventaja estratégica de su proximidad con la costa fenicia y el delta del Nilo hicieron de ella uno de los primeros centros de civilización en el Egeo.
La abundancia de islas fue un estímulo para el tráfico marítimo, pues el navegante podía hacer la travesía del Egeo sin perder de vista la tierra protectora. En cambio, en el interior de la península griega, las montañas obstaculizan la vida de relación. Pero si las montañas separan, el mar une. El mar ofrecía sus "húmedos caminos", según expresión del antiguo poeta griego Hornero, para unir fácilmente los puntos más extremos de las costas. Por eso, Grecia estuvo más cerca del Asia Menor que de la parte montañosa de la Europa ba1cánica y por eso, desde épocas remotas, se desarrolló en el Egeo un activo intercambio comercial, gracias al cual un mismo tipo de cultura se propagó por las regiones ribereñas del Archipiélago.
Esas regiones, de las que es centro el mar Egeo, están situadas en la zona templada; disfrutan de un clima suave y seco, estimulante de la actividad humana y favorable para la vida al aire libre. No puede decirse que sean tierras extraordinariamente fértiles, pero en ellas se dan con facilidad el trigo, la vid y el olivo, que fueron siempre en Grecia cultivos de primordial importancia.
Una serie de ventajas beneficia, pues, a las regiones de la cuenca del Egeo.
La suavidad de Sol clima, los recursos de su suelo y sobre todo su posición de encrucijada entre tres continentes (Asia, África y Europa) hacen de ella un; centro geográfico propicio al desarrollo de la civilización, como lo fueron el valle del Nilo y la Mesopotamia en el Cercano Oriente.