Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Índice

Inicio
Entorno Geográfico
Civilización Cretense
  Gobierno
  Cultura
  Religión
Cultura Micénica
Colonización Griega
La Polis Griega
Esparta
Atenas
Legado Cultural Griego
Historia
Filosofía
Literatura
Arte
Ciencias
Educación
Religión
LEGADO GRIEGO
 

 

Legado griego




En el siglo V. a. C., los griegos dieron forma a una cultura clásica, cuyos valores se han transmitido de generación en generación. Los hombres del Siglo de Oro vieron la construcción de los grandes templos de la Acrópolis; asistieron a los teatros Odeón o de Dionisia a presenciar las obras de Esquilo, Sófocles, Eurípides o Aristófanes; escucharon recitar sus poemas a Píndaro; leyeron, tal vez, las historias de Heródoto, Tucídides; probablemente conversaron con Sócrates o escucharon sus diálogos con Platón; deliberaron, tal vez, con la Asamblea del pueblo y en el Consejo de los quinientos, junto a Pericles. Estos hombres debieron ser testigos de la más extraordinaria actividad literaria y artística que se ha visto. Sus construcciones, sus obras de teatro, sus poemas, su historia, son excelentes, y una prueba de lo que el hombrees capaz de hacer cuando desarrolla al máximo sus potencialidades. Esta confianza en la capacidad del ser humano constituyó la esencia del sistema de valores de los griegos.

La herencia griega ha sido extraordinaria. Además de la fe en el hombre, su arquitectura, su escultura, sus obras literarias, su educación su sistema democrático de gobierno, han sido imitados en épocas posteriores. Podemos afirmar que su influencia se ha extendido hasta el presente.

Los griegos difundieron su forma de vida a través del mundo mediterráneo estableciendo colonias en sus costas. Alejandro el Grande se encargó de diseminar las ideas griegas por el Oriente y, más tarde, los romanos, conquistadores de Grecia, admiraron los valores de los hombres a los que habían sometido, de modo que los incorporaron a su propia forma de vida. Siglos después, los filósofos cristianos recogieron también las ideas de la Hélade y las desarrollaron en su teología.

En el siglo XVI d. C., los sabios del Renacimiento desenterraron e hicieron revivir a los escritores griegos y se dejaron influir profundamente por ellos. A partir de ese momento, la educación de un joven se consideraba incompleta si no traducía de los originales o, al menos, leía a Homero, Hesíodo, Platón y Aristóteles.

Hoy día, muchos filósofos sostienen que los griegos se plantearon casi todos los problemas que aún se formulan los pensadores del siglo XX.
En síntesis sentaron las bases de nuestra civilización occidental