Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Índice

Inicio
Entorno Geográfico
Civilización Cretense
  Gobierno
  Cultura
  Religión
Cultura Micénica
Colonización Griega
La Polis Griega
Esparta
Atenas
Legado Cultural Griego
Historia
Filosofía
Literatura
Arte
Ciencias
Educación
Religión
  Zeus
  Hera
  Poseidón
  Dionisio
  Apolo
  Artemisa
  Hermes
  Atenea
  Ares
  Afrodita
  Efestos
  Deméter
LEGADO GRIEGO
 

Religión en Grecia

 

 

Dioses Griegos

Zeus
Hera
Poseidón
Dionisio
Apolo
Artemisa
Hermes
Atenea
Ares
Afrodita
Efestos
Deméter

La religión griega estaba estrechamente vinculada con cada aspecto de la vida cotidiana; era, a la vez, práctica y social. Los festivales públicos (que se originaron de ciertas prácticas religiosas) tenían funciones específicas: los varones se preparaban para ser guerreros; las niñas, para ser madres. En vista de que la religión estaba relacionada con todos los aspectos de la vida, los ciudadanos deberían asumir una actitud apropiada frente a los dioses. La religión era un culto civil necesario para el bienestar del estado. Los templos dedicados a un dios, o a una diosa, eran los principales edificios de la sociedad griega. Homero dio una explicación de los dioses que proporcionó una estructura definida a la religión griega. En una época, todos los griegos aceptaron una religión común basada en doce dioses principales que supuestamente vivían en el monte Olimpo, la montaña más grande de Grecia. Entre estos doce dioses estaban Zeus, la principal deidad y padre de todos los dioses; Atenea a Diosa de la sabiduría y de los oficios; Apolo, dios del sol y la poesía; Afrodita diosa del amor; Poseidón, hermano de Zeus dios de los mares y terremotos.

Los doce dioses olímpicos eran comunes a todos los griegos. Quienes, consecuentemente, compartían una religión politeísta básica. Cada polis asignaba a uno de los doce dioses olímpicos como la divinidad guardiana de su comunidad. Por ejemplo, Atenea erala diosa patrona de Atenas. Pero cada polis también tenía sus propias deidades locales, las cuales seguían teniendo importancia para la comunidad en su conjunto; además, cada familia también tenía sus dioses patrones. Resultando conveniente contar con el favor de los dioses para todas las actividades de uno, el ritual tenía enorme importancia en la religión griega.