Búsqueda personalizada

 

 

ÍNDICE
Inicio
Concepto
Conferencia de Berlín
Cronología
Continentes Colonizados
África
Asia
Causas del imperialismo
Políticas
Ideológicas
Económicas
Científicas
Demográficas
Imperios Coloniales
Imperio Colonial Ingles
Imperio Colonial Francés
Otros Imperios Europeos
Imperios no Europeos  
Consecuencias
Consecuencias
Formas de Dominio
Tipos de colonias
Conflictos Internacionales
Incidente de Fachoda
Guerra del Opio
Rebelión de los Bóxer
Guerra de los Boers
Rebelión de los Cipayos
Mapa Históricos
Colonización de África
Colonización de Asia
Imperios coloniales
 

Otros Imperios coloniales Europeos

Imperio  Ruso

La expansión del Imperio Ruso hacia los Balcanes y el Mediterráneo constituyó la clave de la política exterior en tiempos del zar Nicolás 1, pero el resultado de la guerra de Crimea puso término a esta política imperialista. Como consecuencia de esta situación, los rusos volcaron su acción expansionista hacia el continente asiático.

De este modo, en 1859, después de vencer la resistencia de los naturales de la región del Cáucaso, el Imperio Ruso incorporó a su soberanía la zona montañosa del Cáucaso. Paralelamente, el imperio adelantó sus posesiones en el Asia Central y ubicó sus fronteras entre el Mar Caspio y el Aral, lo que le permitió anexarse el Turquestán en 1864. Por otro lado, y a partir del gobierno del zar Alejandro II , se intentó colonizar sistemáticamente la Siberia con el objeto de llegar a la costa del Pacífico. Así se pudo fundar, entre la desembocadura del río Amur y Corea, el puerto de Vladivostok, que constituyó el primer paso del imperialismo ruso en la costa este de su territorio.

Imperio colonial Alemán e italiano

Los conflictos entre las tres grandes potencias imperiales, Inglaterra, Francia y Rusia, no condujeron a enfrentamientos porque la vastedad de los territorios colonizados permitió dar vida a las empresas económicas de cada país. Sin embargo, no sucedió lo mismo con las pretensiones alemanas e italianas, pues las nuevas entidades políticas -recién unificadas- tenían exigencias imperialistas paralelas y debieron conformarse con ocupar los territorios dejados de lado por las grandes potencias.

Alemania, que en los inicios del imperialismo se encontraba abocada al logro de unificación, ocupó tardíamente los territorios que corresponden al Togo, Camerún, Nambia  y Tanzania.

Italia, igual que Alemania se incorporo tarde al proceso, logrando establecer en  África su dominio sobre Eritrea y parte Somalia no manejada por los ingleses.

Bélgica obtuvo el Congo.

Portugal ocupó Angola, Mozambique y  Cabo Verde.

España recibió los pequeños territorios del Sahara, Guinea y una pequeña del protectorado de Marruecos.

 

 

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca